The Black Band: 10 años de rock

Por Luis Brito

 

The Black Band es una especie de cofradía que reúne a músicos devotos de los riffs setenteros de Angus Young o los largos solos de Jimmy Page. Más que buscar fama, entre los integrantes del grupo predomina la pasión por tocar rock inspirados por los ritmos que desde hace cuatro décadas mueven a sacudir la cabeza.

Grupo cuya propuesta tira hacia el rock garage, The Black Band cumple 10 años de vida en este 2015. Si aún persiste es porque sus miembros tienen en común la afición al rock que resiste modas y a tocar por diversión. La edad de casi todos rebasa los 30 años, pero mantienen el espíritu de los adolescentes que se reúnen por primera vez a raspar guitarras recién compradas para emular a sus ídolos.

“Empezó por gusto a la música y por querer desarrollar una bandita de rock and roll. En esa época escuchaba la onda setentera de Black Sabath, Led Zeppelin, Allman Brothers, y también a The Black Keys y a Black Rebel Motorcycle Club”, recuerda Chuck, baterista y fundador del grupo.

 

Alberto, Erick, Chuck y Rober. Foto por Letras Explícitas.

Alberto, Erick, Chuck y Rober. Foto por Letras Explícitas.

 

La banda se ha reinventado en cinco ocasiones durante su existencia. Por su alineación han desfilado diversos músicos mexicanos y extranjeros. De filosofía pragmática, su nombre surgió porque el primer vocalista era afroamericano: “Nos decían la banda donde toca El Mico, que era el apodo del vocalista; llegó porque pusimos un anuncio en tiendas de música”, agrega Chuck.

Durante su etapa anterior, The Black Band semejaba una sesión de Naciones Unidas. Además de Chuck, mexicano, la conformaban Rober, de Argentina, y Reno y Damian, de Francia. La propuesta del grupo tomó una mayor forma con respecto a sus fases previas, sin embargo los dos músicos franceses tuvieron que dejar el país por cuestiones económicas.

“Defino a la banda como un conjunto de amigos compatibles en la música. No era algo común que llegaran un francés o un argentino o un mexicano que dijeran ‘llegamos al rock clásico’ o al sureño, digamos. Algo que nos identifica es eso: el rock clásico más allá de tendencias”, expresa el baterista.

Bajo la idea de que el fin es tocar por gusto, The Black Band resurge este año con Chuck, Rober (vocal y bajo), Erick (guitarra) y Alberto (guitarra). Además de grabar versiones de material creado en etapas previas, la banda trabaja en componer nuevas canciones que prevé difundir conforme termine el proceso de producción de cada una.

“La Black Band tiene algo que la mantiene a pesar de las subidas y bajadas, de que se van músicos y vienen. Más allá de la perseverancia del Chuck, que es el sobreviviente, tiene algo en el sonido que nos gusta y nos hace querer seguir. No te da decir ‘ya, a la goma’”, sintetiza Rober.

Erick, quien antes ya había formado parte del grupo, comenta que una virtud de la propuesta es que no tiene pretensiones: es simplemente una banda de rock.

“Las cosas se dan de una manera orgánica y química. Salen con sencillez, por eso valía la pena retomar el proyecto”, explica el guitarrista.

Para Chuck, único sobreviviente en 10 años, lo que importa es que The Black Band continúe reuniendo a aquellos músicos que, igual que él, vibran con el sonido de las guitarras: “es mucho el sentimiento por la música desde que de morro agarraba los acetatos de ACDC y Led Zeppelin que tenía mi jefe”.

 

 

The Black Band tiene presentaciones en puerta en distintas fechas. Si quieres conocer más del grupo visita su página oficial en Facebook.

Autor: administrador

Comparte esta publicación en