Música Gourmet – Desarmado

 

 

EL OTRO LADO DE 1 – DESARMADO (INTOLERANCIA, 2013)

Por José Antonio “H” Martínez

 

A la banda culpable del disco que nos reúne en esta ocasión podría definirla como una paradoja, tomando éste termino en el sentido de que es un poderoso estímulo para la reflexión.

Desde su nombre, Desarmado es en si una contradicción porque se trata de un combo que con sólo cuatro integrantes suena a orquesta, con un trabajo cuidadoso (hasta peca de minucioso) y siempre bien pensado.

Las letras, que en apariencia serían románticas, son la forma perfecta para abordar de manera elegante sobre política, religión, amor -y lo a que a usted se le ocurra- , pero sin llegar a un tono panfletario o evidente. Son líricas que llevan al escucha hacia la reflexión.

Desarmado es, en cierta forma, la herencia de Escarbarme, una legendaria agrupación –casi o cuasi de culto- en el rock mexicano en la que Rogelio Mondragón y Salvador “Sal” Toache, entre otros, hacían un estilo de música que hoy día vuelve a ver la luz con nombres como Orka, Rabia o Motor.

El grupo originario de la Ciudad de México. Foto: sitio oficial.

El grupo originario de la Ciudad de México. Foto: sitio oficial.

Joe García, Mondragón Reyes, Paco Portilla y Arturo Tapia se definen a sí mismos como exploradores en busca del equilibrio entre el origen primigenio del rock, la autenticidad de la canción popular y lo propositivo del arte avant-garde.

Con una historia de siete años, Desarmado tiene dos discos, el primero homónimo aparecido en 2009, y “El otro lado de 1”, que es la placa que compartimos en este número.

En primer término, hablaremos del arte porque llama la atención y no por vistosa, sino por simple y directa. El disco es presentado en una caja con tonos obscuros y claros que contrastan en un paisaje que parece triste pero reconfortante (de nuevo, las paradojas), tenebroso y misterioso, a la vez que cálido y apacible. Pareciera un paisaje lunar, una noche en el desierto o el negativo de una cinta inspirada en los libros de Stephen King. El booklet es eso: un librillo con las letras de las rolas y no un rompecabezas que quite la atención al contenido del CD.

En lo que a música respecta podríamos decir de una manera simplista para salir del paso que se trata de una compilación de los sonidos del Stone, el llamado rock alternativo y hasta punk rock más tendiente al garaje. Sin embargo, es algo más que eso, es el trabajo de cuatro músicos que han nutrido sus oídos e interpretación con el gran bagaje musical de cientos de años y que hoy buscan tener su propia identidad. Es rock mexicano, o bien la reinterpretación de cuatro mexicanos de eso que llamamos rock.

El otro lado del 1 - DesarmadoEl tema que abre es Fuga, contundente, precisa y pausada –lo que la hace valiosa porque es más difícil tocar a bajas velocidades que hacer malabares sobre un beat a 160-; es una buena introducción y el atisbo de lo que vendrá.

Todo acaba es el corte dos, muy a lo stoner con bastante distor en la lira, batería a 4/4 y bajo sencillo. La entrada es espectacular y, tras unos acordes, abren paso a un sonido más jazz-rock, más progre o más elaborado. Hay un ir y venir entre estas dos vertientes que provoca dinamismo.

El viaje es uno de los tracks más rockers del plato con liras que lloran en tonos bastante agudos, bajos simples y profundos y baterías sencillas, tal como se hacían las cosas en el principio de la música “pesada”. Hay momentos en que las cuerdas realizan figuras más elaboradas pero sin despegar los pies de la tierra.  Es el ejemplo de una pieza bien producida, matices y fuerza cuando son necesarios, poder y una buena voz que sabe entrar y salir, subir y bajar en el instante preciso.

Con el número cuatro llega El héroe, que retrata a la perfección la situación política y la inseguridad en la que vivimos en este fallido Estado de Derecho en el que transitamos de manera cotidiana.

Esos tiempos, Lo siento y Dedicatoria, son temas bastante suaves, muy jazzeados y algo melosos, más no cursis, que ofrecen un descanso para los oídos, un espacio para despejar la mente y tomar a la pareja para unir los labios con la calidez y sutileza de las rolas en cuestión.

Mi fracaso es el momento cumbre del material; es, a decir verdad, el corte que más disfruto. Es un himno ideal para los “loosers” –valga el anglicismo- tocado además con algo que pudiera ser un blues bastante rítmico. Es una canción sarcástica, cáustica, simplemente exquisita.

Eres nada retoma el poder y la dureza del rock con una lira distorsionada y continua que es la base de la pieza, cuya lírica evidencia la falta de conciencia que priva entre los “exitosos” y que reza:

Veo que te crees invencible pero eso ya lo veremos
Yo guardaría esa soberbia para el momento final

Eres nada
Recuérdalo, no somos nada
Pronto saldremos de aquí

Veo que te crees superior y eso me hace mucha gracia
La humanidad no ha terminado de aprender su lección

El autor es conceptual, un monólogo de alguna deidad que revela a su creación la verdad absoluta con un fondo musical suave y terso, pero con fuerza.

El fuego, que sigue en orden de aparición, podría definirse como progre, muy en la escuela inglesa del género, con armonías y disonancias cuidadas. Es la pieza más elaborada en cuanto a la construcción musical.

Mutis cierra el material de forma inesperada, ya que uno pensaría que el corte final vendría duro y vertiginoso, poderoso y con distorsiones al por mayor. Sin embargo, es suave, con efectos que hacen sentir que se está cayendo al vacío a baja velocidad o incluso a la oscuridad que va devorando a la luz conforme se desciende. La letra es también funesta: la historia de un final, del final de todos y cada uno de nosotros, como esa frase que dice que “nadie es indispensable”. Una gran reflexión en torno a nuestra existencia.

Todo esto y más es Desarmado, una banda que en tan sólo dos discos ha llegado a la madurez y que, sin hacerse notar de manera exagerada, se posiciona cada vez mejor en el circuito de esto que llamamos rock.

 

 

Si quieres conocer más sobre Desarmado y su nuevo álbum visita su página oficial.

 

> José Antonio “H” Martínez ha sido locutor, productor y guionista de diversos espacios radiofónicos como Radio Mexiquense, MD Radio y Grita Radio. Además, es conductor del programa de Televisión Mexiquense “El personaje del barrio”, músico desde hace 20 años y ha integrado las filas de bandas como “Crímenes Perfectos”, “Góngora”, “San Pascualito Rey”, “La Sabrosa Sabrosura” y “Puerquerama”, combo con el que tiene 12 años de carrera. Colaborador del periódico Milenio Estado de México durante el 2006. Editor y corrector de estilo del diario Alfa.

 

Autor: administrador

Comparte esta publicación en