Festín de muertos

Por Iván Farías

 

Festín de muertos. Antología de relatos mexicanos de zombis es un libro de reciente aparición editado por Océano que reúne muchas historias en torno a estos personajes tan omnipresentes en la cultura popular actual. México, siempre reacio a incluir cosas fantásticas en su dieta literaria, llega un poco retrasado a esta vertiente. España o Francia, ya tiene antologías de este tipo y no se diga Estados Unidos o Inglaterra. Sin embargo, dos escritores entusiastas del género de muertos vivientes, Raquel Castro y Rafael Villegas, se dieron a la tarea de compilar los relatos aparecidos en esta antología. Así que en Letras Explícitas decidimos entrevistarlos.

-¿Los zombies ya dejaron de ser una moda y se han integrado al panteón de monstruos contemporáneos?

Raquel Castro (RC): Desde mi punto de vista, los zombis se integraron al panteón de monstruos contemporáneos desde que se comenzó a utilizar el término “zombi” para referirse a los muertos reanimados que devoran carne humana (preferentemente cerebros). Es decir, desde finales de la década de 1960. Si nos fijamos bien, desde entonces el zombi ha estado presente, sobre todo en los medios audiovisuales (cine, sí; pero también videoclips, videojuegos y cómics). Lo que me parece más reciente es su ataque a un público que no estaba especialmente interesado en el horror (los aficionados a las series “de melodrama y acción”, que se hicieron aficionados a The Walking Dead; los niños, que se rindieron ante Plantas contra zombis; las adolescentes en busca de romance sobrenatural que se chutaron Warm bodies).

Rafael Villegas (RV): Los zombis son parte del panteón de los monstruos contemporáneos desde hace mucho. Están ahí desde que consideramos Night of the Living Dead un clásico del cine de horror. Están ahí desde que somos capaces de parodiarlos y asumirlos como parte de la cultura popular de finales de siglo XX, como sucedió hace más de treinta años con el video de “Thriller”. Por otro lado, sin duda nos encontramos en la “época de oro” del zombi, al menos en un sentido cuantitativo (la calidad, como en todo lo demás, suele ser más escasa). Y aquí es donde podemos hablar de moda. Hay un montón de historias de zombis producidas (en cine, televisión, cómic, literatura, videojuegos…) desde hace quince años, más que en todas las décadas anteriores. Lo interesante será ver si el zombi (o para ese caso, cualquier otro monstruo) logrará mantenerse en el panteón de nuestros miedos. Porque el miedo es un asunto histórico, nunca tememos a lo mismo y de la misma manera.

RC: Yo creo que sucederá lo que pasa siempre. Luego de esta moda, en la que proliferan las historias de muertos vivientes, bajará el interés masivo pero el monstruo permanecerá en el catálogo de seres que dan miedo. Claro, entonces habrá chance de que el tiempo ayude a cribar y que queden en la memoria sólo los mejores ejemplos de entre todo lo que se ha producido en estos días de frenesí.

-Pese a estar en la categoría de “juvenil” hay cuentos que ponen sobre la mesa muchas reflexiones adultas. ¿Lo juvenil está peleado con la calidad literaria? 

RV: Lo juvenil no está peleado con la calidad literaria, ni “lo adulto” es garantía de calidad literaria. En su origen, la antología no fue pensada específicamente para jóvenes o para adultos. Queríamos reunir buenas historias de buenos escritores, y nada más. Así emprendimos el proyecto. Luego surgió la oportunidad de publicar la antología en El Lado Oscuro, la colección juvenil de Océano.

RC: La etiqueta “juvenil” le sirve a mercadólogos y bibliotecarios. Quizá a papás y maestros despistados. Pero, en general, una buena obra de literatura juvenil no le pide nada a una dirigida a “adultos”. Quien crea que un chavo de doce, trece años no puede hacer reflexiones adultas necesita correr a relacionarse más con gente de esa edad: subestimar a los lectores más jóvenes es uno de los grandes problemas de muchos autores y críticos.

-El volumen es muy heterogéneo, ¿así lo pensaron?

RC: Sí. La intención era precisamente tratar de reunir la mayor cantidad de miradas, tonos y aproximaciones al zombi. No queríamos que todas las historias fueran la misma situación (un poco choteada, la verdad) del grupito de supervivientes que va menguando. También nos interesó incluir autores de diferentes lugares de la república, con diferentes propuestas estéticas y diferentes inquietudes. No nos interesaba tanto que fueran autores “consagrados” o “novatos”, sino que tuvieran buenas historias y que estuvieran bien contadas. Y con zombis, claro.

RV: Sí. Desde el comienzo buscamos autores de varias partes del país, de varias generaciones, hombres y mujeres, autores relacionados con los llamados subgéneros y otros que no tienen que ver con estos. Al final, la idea era evitar esa maldición que a veces persigue a la ficción zombi: la repetición, la fórmula, el mismo punto de vista, el mismo tono.

-¿Cómo están organizados los cuentos?

RV: La organización responde, en parte, a mostrar precisamente esa diversidad de tonos, temas, geografías y tradiciones literarias. Intentamos no agrupar cuentos similares.

RC: Intentamos intercalar historias largas con historias cortas, las de tono melancólico o de plano triste con las de más humor. La intención es que el lector no se quede con una sola idea acerca de lo que puede ser un cuento de zombis.

-Por último, ¿habrá segunda parte?

RC: A mí me encantaría. Creo que ya que vieron que no estamos locos Rafa y yo, más autores se interesarían en participar.

RV: Quién sabe. Supongo que dependerá del público, que se interese por esta antología. Si al final la editorial busca un segundo volumen, quizá valga la pena ampliar el horizonte y armar una antología de relatos latinoamericanos de zombis.

 

Festín de muertos

 

>Iván Farías (Ciudad de México, 1976) es narrador y crítico de cine. Ha publicado dos libros de cuentos y dos de ensayo. Con el libro Entropía se hizo acreedor al Premio Beatriz Espejo de cuento en el 2003 y fue considerado por el periódico Reforma como uno de los mejores de ese año. Ha sido antologado en El cuerpo remendadoLados B y Bella y Brutal Urbe. Ha publicado cuentos y artículos en diferentes revistas y periódicos de circulación nacional en México como Reforma, La Jornada, Complot, Replicante, Gótica, Generación y Playboy. Es articulista de La Jornada de Oriente y crítico de cine para Playboy.com.mx.

Autor: administrador

Comparte esta publicación en