Expedición Humboldt: explorar los sonidos

Por Luis Brito

 

Esta pequeña tribu de plumaje y vuelos altos tiene como propósito aventurarse a experimentar con los sonidos que va descubriendo en su camino. Asentada en Morelia, Michoacán, crea música que nos dice que la vida es bella a pesar de la locura que la envuelve.

En su nombre recuerda al berlinés que en el siglo 19 trazó la radiografía del México de aquel entonces y, en cierta medida, simula su espíritu de explorar a toda costa. El universo musical y lírico es tan grande que hay que embarcarse en un viaje para aprovecharlo.

Se llama Expedición Humboldt y, actualmente, está conformada por Aquiles Tarumba (voz), Daniel Amezcua (sintetizador, guitarra y producción), Kristell Rodríguez (bajo), y Cuauhtli García (guitarra eléctrica).

Banda conformada desde hace tres años por miembros de grupos extintos o aún vivos de la escena moreliana, Expedición Humboldt tiene como carta de presentación Musicalario, un EP de seis canciones que lanzó de forma independiente en 2014.

Previo a las presentaciones que la banda realizó a finales de agosto por foros de la Ciudad de México, Cuauhtli platicó con Letras Explícitas sobre su origen y concepto.

 

Foto por Arturo Ireta.

Foto por Arturo Ireta.

 

– ¿Cómo se conocieron?

A Aquiles lo conocí con otra banda y por azares nos tocó compartir escenario con la banda que él tenía entonces. Nos hicimos bien compas y tuvimos una banda que se desintegró y luego él generó Expedición Humboldt. No dejamos de ser amigos, nos seguíamos la pista de lo que hacíamos.

Somos amigos encontrados por la música. Igual Daniel, que tenía un proyecto más electrónico, interesante. Todos esos proyectos generaron una repercusión en el sonido de Expedición Humboldt.

A Kristell apenas la voy conociendo mejor. Musicalmente sabía que tenía un proyecto en Uruapan.

– Vienen entonces de distintos proyectos, ¿esa situación cómo aporta a la música de Expedición Humboldt?

Creo que lo lleva a la homogeneidad porque ya todos estamos corridos en el sentido de que tuvimos una o dos bandas antes. De alguna manera ayuda al proyecto a ser maduro.

No es la banda de “vamos a pistear y ensayar”, etapa que tuvimos cuando éramos compas antes. Ahora creces y sabes que debes darle tiempo al ensayo, si tienes dos horas para ensayar en una semana hay que aprovecharlas machín porque salen cosas como la chamba, o uno que es papá. Los tiempos están amarrados y estás ahí realmente porque te gusta, hay que saber darle tiempo bien para que crezca el proyecto.

– ¿De dónde surge el nombre de la banda?

Hasta donde entiendo surge de la idea de Alexander von Humboldt, el cartógrafo que desentrañó la geografía de América. La idea era hacer esta alusión al descubrimiento del nuevo mundo, de nuevas tribus, pero trabajando el concepto con el sonido.

– ¿Tendrían una descripción para su música?

No nos gusta el rollo de etiquetar, pero llevándolo a un punto concreto diría que es pop experimental o pop psicodélico.

– ¿La lírica tiene un hilo conductor entre canciones o cada una habla de temas distintos?

En Musicalario siento que sí hay un tema porque dentro de las letras está el rollo de que todo sea un viaje, como la idea de un viaje paradisiaco. La rola de Expedición Humboldt es sobre el origen de esta tribu y la historia de cómo existió, es conceptualizar a la banda en esta rola a manera de identidad.

Hay otras rolas, como El Mar, que tienen elementos o suenan con tendencia a muchas metáforas. No son metáforas de “tu cuerpo es celestial” sino que siento que sí hay un discurso que lleva a esto. El Mar habla del perecer de todo, de cómo todo va acabando, de cómo la vida de un ser es frágil como una ola que crece y rompe. Esas ideas que llevan las rolas de Expedición Humboldt del tipo de pensamientos interiores que todos tenemos están padres.

Séptimo Piso habla de un colapso que varios podemos tener de estar al borde de querer que todo se vaya al carajo y de repente se toma un giro donde se entiende lo que eres, que la vida tiene algo bello dentro de toda esa pinche locura que hay, o esa locura es parte de esa belleza. Lo digo de forma personal, siento que hay un discurso interesante en la propuesta y es empático. No siento que sea viajado.

– Lograr ese tipo de letras no es sencillo, ¿hay lecturas que los influyan?

Sí hay, el rollo de Musicalario se lo aventó Aquiles y yo veía que leía. Yo le regalé Altazor y vi que su rollo es parte del rollo de Altazor, del creacionismo. A Aquiles le gusta un montón esta idea de separar la realidad mediante metáforas.

– ¿Cómo está el movimiento de rock en Morelia?

Creo que no es una fábrica grandota pero si una fábrica de brownies orgánicos. Es muy de “tú haz lo que puedas” y me imagino que en la Ciudad de México es lo mismo, la diferencia, quizá, es que no haya tanta competencia allá, no es la misma vibra, allá todo es muy tranquis. Eso está chido porque es mas relajado, la idea de tener una banda es de “ah, tengo una banda”. No es tanto de estrategia de marketing y demás.

Últimamente hay proyectos y productores que generan que uno como banda vaya viendo cómo funciona una escena. Cactus, por ejemplo, es uno de los pocos foros de música independiente que paga por hacer un show y eso impulsa al movimiento en Morelia. Además, con las redes sociales te das cuenta que lo que hay en la provincia no está alejado de la capital. Lo que tiene la capital es que hay una exposición un poco mas nacional. Un medio de allá no tiene ni los mismos recursos ni el mismo alcance, un poco con Internet se puede, pero no es lo mismo.

– ¿Están en proceso de composición?

Apenas estamos en un proceso de composición. Con Musicalario tuvieron que invertir un buen de feria y te das cuenta lo costoso que es. El disco funcionó para ver cómo este proyecto puede hacer algo bien o cómo le puede funcionar a este proyecto chambear algo.

Es un proceso largo y lo que queremos es tirar riendas para que salga otra composición, pero si se va a invertir de esa manera vamos lentos. Vamos con dos rolas.

– ¿Qué tanto impacta o se refleja en su música la situación de violencia que se vive en Michoacán?

Algo tendrá que ver pero no creo que sea muy directamente en las letras de las rolas. Por ahí he escuchado algunas rolas que todavía no salen donde sí se habla de ese rollo. Del disco que hay ahorita no creo que lo haya marcado.

Te marca y es tu realidad, seguro ves una situación o te mueve algo y no llegas a componer igual, o la idea con la que llegas no es la misma. No es lo mismo que aquí en la Ciudad de México bajes del Metro y no pase nada a que bajes y a alguien le dieron un madrazo o le dispararon. Te costaría mas componer.

Creo que de alguna manera influye, pero no creo que se note tanto.

 

 

 

Si quieres conocer más sobre Expedición Humboldt o enterarte de sus próximas fechas visita su página oficial en Facebook.

Autor: administrador

Comparte esta publicación en