De cómo el diablo viste a la moda

Entrevista a Mariana Calderón

Por Alfredo Padilla

 

“Nunca he conocido a una Mariana que no sea tan bella, y también que no sea maliciosa y capaz de llevarte a un barranco”, opinaba Guillermo Fadanelli al ser entrevistado por la locutora y escritora Mariana Hernández para la revista Los Suicidas, en referencia a su libro Mariana Constrictor. En mi caso consideraría lo mismo, pues esta autora mexicana nacida en 1986 no es la primera Mariana a la que entrevisto. La inicial fue la argentina Mariana Mirelman, bajista y tecladista de la banda de Indie rock Le Barón, en un diálogo que titulé “El mal de Stendhal”, por los efectos que la estética causa en el ser humano. En esta ocasión, converso con Mariana Calderón sobre su libro Undercover: Ángeles encubiertos, publicado en Chile por la Editorial Tríada. Hablamos sobre el demonio, la moda, las películas de terror y su afición por el futbol.

Mariana Calderón estudió Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas en México. En la actualidad es la conductora de un programa en radio Zacatecas llamado “Buenaondita”, donde repasa distintos e innovadores géneros musicales. También escribe sobre cine, moda y literatura para Kashmir Magazine, una revista online de arte y cultura contemporánea.

La escritora Mariana Calderón.

La escritora Mariana Calderón.

-¿Cómo y de qué manera comienzas a escribir?

No tengo un momento exacto. Es de esas cosas que sientes que has hecho toda la vida, sólo por que necesitas hacerlo. Como soy parte de la generación que empezó a compartir las cosas en Internet, tener un par de lectores y amigos (aún sin conocerlos) fue un incentivo para nunca dejar de hacerlo. Supongo que escribir siempre ha sido la mejor manera que he encontrado para asimilar la realidad.

-¿Recuerdas tus primeros textos, qué intenciones tenían?

Tengo recuerdos de infancia con muchas ganas de imaginar las cosas que ocurrirían de haber tomado otras decisiones, de ser otras personas, de ir a donde nunca fui. Creo que la curiosidad es lo que me llevó hasta ahí.

-¿Cómo es que llegó hasta ti la editorial chilena Tríada para incorporarte a su colección de narrativa juvenil?

Vuelvo al Internet. Empecé a escribir mi primera novela sólo para sacarme la idea de la mente y concretarla, una costumbre común. Siempre me ha gustado la dinámica de talleres y grupos literarios (en vivo o por la red) así que la subí a un foro literario donde una beta reader resultó tener un proyecto editorial nuevo, interesado en mis primeros esbozos. Sigo pensando que fue un milagro, o una casualidad, o una mezcla de ambas.

-Undercover: Ángeles encubiertos es una novela en donde los personajes no sospechan que los demonios se esconden entre la gente, toman su forma y hacen de la ciudad su territorio de caza. Una novela colmada de seres infernales, cazadores artúricos que luchan contra el caos y la oscuridad demoníaca entre secretos, exorcismos y hechizos. ¿Cuáles fueron tus referentes para escribirla?

Me gustan las mezclas improbables. Disfruto de temas fantasiosos tratados con sutileza, de los grandes absurdos con verosimilitud. Inicialmente sólo pensé en revolver cosas imposibles de mezclar, como agentes secretos con leyenda artúrica, Morrissey con Excálibur, leyendas de caballeros en armadura al día en su versión actual. Pensé en toda la literatura artúrica que leí en la adolescencia, en el amor cortés y los códigos medievales de caballería sumado a toda la cultura popular que por igual he consumido. El cine fue una gran influencia también, sobre todo el terror poco convencional.

-¿Cuál fue la primer película de terror que viste?

La primera que recuerdo -y la primera que me dio fobia- fue la serie de Nightmare on Elm Street. Igualmente recuerdo muy bien a mi abuela, que odia que la llame “abuela”, llamándonos para ver una película mexicana de terror de una muñeca embrujada que movía los ojos (“Vacaciones de Terror” con Pedro Fernández), me asustó a morir. Es malísima.

-¿Hanif Kureishi o Nick Hornby?

Depende el humor, los amo a ambos. Kureishi es un poco más descarnado y pesimista, pero a humilde fe mía, no son tan distintos.

-¿The Man from Deep River, Eaten Alive ó Cannibal holocaust?

Jajajaja las películas de caníbales me provocan conflicto por sus connotaciones racistas. Para caníbales me quedo con Ravenous aunque igual, por culto a lo horrible, elijo Holocausto Caníbal.

-¿Por qué escribir sobre moda en kashmirmag.com?

Por que creo que la moda es una íntima conexión con la identidad de cualquier persona, contrario a lo que suele decirse. Creo firmemente que las apariencias no engañan. Sólo hay que saber observar.

En el Tercer Encuentro Regional de Narrativa Centro-Occidente celebrado en Zacatecas expresaste que eras un tanto agorafóbica. ¿Qué hay de cierto en eso?

Jajajaja, yo siempre. Padezco un poco de ansiedad social. No soy tímida, ¿eh?

-“¿Crees en el Demonio? Porque él sí cree en ti”, enuncia tu novela, Shakespeare por su parte decía que el demonio nos engaña con la verdad y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes, ¿tú qué piensas al respecto?

Yo creo que el poder de elección es nuestra única arma, y que entre las cosas buenas y malas hay una gran escala de matices sobre lo que la gente decide hacer o no. Tan me cuesta pensar en una fuente de maldad pura que irremediablemente me vuelco hacia lo no-humano para concebirla. Al menos en la ficción. Tampoco creo en una bondad pura, por eso, a mi manera de ver las cosas, estamos entre ese mar de posibilidades de elección, que no siempre son los mismos, y siempre tienen distintas y variadas razones.

-Eduardo Galeano expone que un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de futbol. Sabemos que eres una Gooner. ¿De dónde proviene tu afición por el Arsenal y el Toluca?

Y estoy de acuerdo, una vez asimilado el fanatismo, nunca más te deja. El Toluca me viene de familia, pero no de familia directa. Fue el primer estadio al que fui observando un ritual de devoción, y al primer equipo que me dieron ganas de festejarle un gol. Puedo decir que el Arsenal también me viene de familia, todos mis amigos ingleses son del norte de Londres y aficionados al Arsenal de generaciones. Cuando le dije a uno de ellos que no le iba a ningún equipo inglés en particular, me miró a los ojos y me dijo “Now you do”. Fue como un maleficio, creo.

-¿Por qué eres tan endemoniadamente sexy?

Lo sexy está en el ojo del observador Emoticon

 

Undercover: Ángeles encubiertos

 

>Alfredo Padilla es narrador, periodista cultural y orgulloso papá de André. Estudió comunicación en San Luis Potosí. Escribe sobre literatura, música y cine para varias revistas y periódicos del país. Ganador del Premio Manuel José Othón de Narrativa 2014. Twitter: @_PadillaAlfredo

Autor: administrador

Comparte esta publicación en