Música Gourmet – Chalanes del Amor

RITMOS DE ACERCAMIENTO – CHALANES DEL AMOR (INDEPENDIENTE / 2014)

Por José Antonio “H” Martínez

 

Hablar de tradición musical es tarea difícil, además de ser un tópico que genera divergencias y provoca discusiones que acaban siendo bizantinas. Requiere de conocimiento y cierto oído educado, y aclaro en este punto que no me jacto de tales cualidades pero sí de tener en mi haber por lo menos 20 años escuchando este tipo de sonidos; además de ser antropólogo de carrera y, hasta cierto punto, de profesión.

Pero no es de eso de lo que abundaremos en este texto sino de un disco que me parece –me atrevo a decirlo- indispensable para el conocimiento de la música de América Latina. La placa lanzada por el grupo conformado por Mariel Henry (mexicana) y Diego Corvalán (chileno) recopila piezas de esta parte del continente que reflejan las costumbres y los sonidos de los lugares de los que son originarias, pero –podría decirse- contemporizadas de forma inteligente.

Habrá quien en este momento piense que reseñaré un disco más de estos del montón, donde se reproducen las piezas harto conocidas, trilladas y hasta bocabajeadas y destrozadas de los cancioneros populares de Latinoamérica. No es así.

 

Los músicos originarios de Veracruz. Foto: Facebook Oficial.

El dúo chileno-mex vive en Chalmita, Estado de México Foto: Facebook Oficial.

 

El botón con que inicia el material es “Lluvia de San Juan”. El dúo chileno-mex no pudo haber elegido mejor la introducción al fonograma, sobre todo si se atiende a eso de que las primeras impresiones siempre son importantes. Ésta es una conga jarocha de la autoría de Patricio Hidalgo, que para quien no lo sepa es un cancionero proveniente de una familia por demás reconocida en el ámbito del son jarocho: los Hidalgo, que gracias a Don Arcadio y su “Mono Blanco” se volvieron famosos en el mundo entero.

El track es jarocho y acubanado, algo que no es extraño, pues Veracruz es uno de los lugares de México donde se mantiene viva la negritud. También es húmedo y tibio como los aguaceros de las costas; huele a tierra y arena mojada; se siente como brisa y es salino. En él se respira la zafra y el sudor de los cañeros, tiene gusto a café cargado, a ron y a cañavar.

En segundo lugar aparece “Canchis”, un huayno de Paulino Rebaza -mejor conocido como El Trovador Andino-. Este corte nos lleva de las selvas veracruzanas a las de la amazonia. La lírica maneja el doble sentido, divierte y enamora. La pieza es bastante redonda, pues música y letra se funden de forma perfecta, y hace mover los pies y latir el corazón.

“Viejo Naranjal”, que inicia con los sonidos del acordeón, es un chamamé, el ritmo proveniente de la pampa, muy gaucho y hasta cierto punto nostálgico; tal como los versos que acompañan al resoplido del fuelle y el rasgueo de las cuerdas.

Para continuar y revivir las ganas de bailar, lo ideal es un candombe. Mejor aún, un “Candombe Mulato”, muy uruguayo, por cierto, que con su clave 3 – 2 despierta en la sangre el sabor africano. Con mayor énfasis cuando llega la descarga que nos lleva a “Alma Nao Tem Cor”, de la tierra verde amarela y de la cabeza, mano y corazón de André Abujamra.

El arte del álbum lanzado en este 2014. Foto: Facebook Oficial.

El arte del álbum lanzado en este 2014. Foto: Facebook Oficial.

De procedencia colombiana, y más específicamente de Barranquilla, la tierra del vallenato, llega “Si supieras” de Oswaldo Ayala, una rola de amor y desamor. Es un corte del que no hay nada más que decir, no por pobre, sino porque atreverse a describirlo sería una falta de respeto.

“Pajarillo”, originaria de Cuba -como el son montuno que la cobija y su autor Pedro Luis Ferrer-, es una oda a la naturaleza. Trajo a mi cabeza a El Ruiseñor y la rosa de Oscar Wilde; es como si el literato inglés hubiera pensado en la sonoridad del tres proveniente de la palestina cubana, es decir, del oriente de la isla.

Un jarabe que es por demás afín y cercano a muchos de nosotros es el “Ahualulco”; si bien la letra es improvisada, como lo dictan las normas no escritas de los buenos versadores, no nos es conocida pero sí contagiosa. Lo altamente valioso del corte es la adaptación del acordeón y el marimbol, instrumentos que pareciera nada tienen que ver geográficamente con el ritmo, pero que se adaptan y fusionan a la perfección en este jarabe que nos cura la tos y todos los males.

“Frutero” es un merengue venezolano creado por Cruz Felipe Iriarte y que recuerda a piezas como El manicero, El violetero y muchas otras más. Es bastante melosa, amorosa y divertida.

Para antes del cierre encontramos “Nengón” que de nueva cuenta llega desde la isla caribeña en la que nació Pedro Luis Ferrer, autor del corte. Un nengón, considerado el antecesor del chagüi y el son, hace bailar y recuerda los puros, el ron y el morro.

Muy a lo afro es “Oyayé”, que rememora los “toques de santo” gracias a los batás y los cascabeles que llaman a los muertos y que hacen mover cabeza, pies y cadera en movimientos repetitivos e hipnóticos. Entre los rincones se ocultan las voces de las pequeñas hijas de Mariel y Diego para terminar de endulzar los oídos y dejarnos encantados y satisfechos con lo escuchado.

Ritmos de Acercamiento es una joya que invita e incita a recuperar la costumbre de escuchar la música tradicional. Esa con la que muchos de nosotros crecimos y que hasta cierto punto formó nuestros gustos, que nos permitió contar con un oído abierto, pero sobre todo contar con elementos y conocimiento de causa para generar y generarnos un juicio sobre lo que en torno al arte de organizar los sonidos y los silencios acontece.

 

 

 

 

> José Antonio “H” Martínez ha sido locutor, productor y guionista de diversos espacios radiofónicos como Radio Mexiquense, MD Radio y Grita Radio. Además, es conductor del programa de Televisión Mexiquense “El personaje del barrio”, músico desde hace 20 años y ha integrado las filas de bandas como “Crímenes Perfectos”, “Góngora”, “San Pascualito Rey”, “La Sabrosa Sabrosura” y “Puerquerama”, combo con el que tiene 12 años de carrera. Colaborador del periódico Milenio Estado de México durante el 2006. Editor y corrector de estilo del diario Alfa.

Autor: administrador

Comparte esta publicación en